Hubo un tiempo en que los nuevos negocios, consultores, autónomos y otros solían estar atascados solos en sus oficinas y hogares, o peleando por un sitio en cafeterías, cibercafés y locales municipales. Gracias al coworking todo eso ha cambiado, definitivamente a mejor.

Has oído hablar del coworking, seguro. Pero es mucho más que servicios y un lugar en el que hacer negocios. Es una comunidad, y es el futuro de cómo van a funcionar los negocios.

A la gente ya no le gusta trabajar en pequeños cubículos. Trabajar desde casa suele generar aislamiento, y las cafeterías y locales municipales suelen distraer demasiado.

Pero cuando haces coworking la inspiración está ahí. Estás rodeado de gente apasionada que busca su propio sueño. Cada vez que entras en el espacio de coworking la motivación e inspiración crece a tu alrededor, y te envuelves de ella.

Y no serás tú solo. Los espacios de coworking se han incrementado en un 400% en los últimos dos años, debido a que ofrecen lo que los emprendedores buscan: comunidad y colaboración.

El coworking puede ayudarte a encontrar a la gente adecuada

El valor del coworking está en las relaciones más que en los servicios, que también. La primera vez que entres en un coworking lo primero que notarás es que no estás solo.

Vas a conocer y trabajar junto a personas apasionadas que te motivarán a conseguir tus propias metas, y te ayudarán a superar los retos que te encuentres por el camino.

En muy poco tiempo tendrás una red de personas a las que pedir consejo, ayuda y casi de todo. En un entorno de coworking todos nos protegemos unos a otros, y hay mucha ayuda debido a que todos estamos en el mismo barco.

Cuando haces que el coworking sea parte de tu rutina semanal consigues la ayuda que necesitas de personas que entienden y son de exactamente el tipo de personas que necesitas tener cerca.

Es como una mina de oro que te está esperando, llena de gente innovadora, prescriptores y expertos con los que te gustará compartir espacio, experiencias y futuro.

Pero no solo puedes estar rodeado de emprendedores y freelances inspiradores, también puede que entre ellos esté tu próximo inversor, un futuro colaborador o tu nueva junta directiva. Hay un gran potencial cuando te unes a un grupo de coworkers en tu comunidad.

El coworking puede ayudarte a ahorrar tiempo

Tu tiempo es un bien preciado, y como emprendedor ahorrar tiempo es esencial. Afortunadamente, el coworking puede hacer que conozcas a personas que tengan las respuestas que estés buscando.

Si buscas un relaciones públicas puede estar sentado a tu lado, si quieres colaborar con un diseñador lo tendrás enfrente. Puedes encontrar todas las personas adecuadas para tu negocio y trabajar con ellas en comunidad y crecer todos juntos.

También puedes ahorrar tiempo aprendiendo de los demás de nuevos recursos, aplicaciones, buenas prácticas y todo aquello que haga la gente que hace coworking contigo.

Y si vuestros retos están alineados y alguien en el coworking descubre alguna oportunidad o solución a algún problema, estará disponible para todos los coworkers de la comunidad.

El coworking es una oportunidad y el mejor modo de ser productivo, tener inspiración, recursos, ahorros y futuro ¿te lo vas a perder?

Prueba a formar parte del futuro del trabajo.